Hermes Binner, Clarín, Mario Barletta y Antonio Bonfatti, salpicados por el narcotráfico


¿Qué se esconde detrás de la fuga del jefe de la policía santafesina?, ¿quiénes podrían estar vinculados y cuál es el poder que gobernaría esas relaciones?  Algunas aproximaciones en esta nota de Lucas Carrasco para el Diario Crónica.
Por Lucas Carrasco


La orden de detención de Hugo Tognoli, ex jefe de lucha contra el narcotráfico del ex gobernador Hermes Binner y jefe de policía del actual gobernador Antonio Bonfatti por sus presuntos vínculos con el narcotráfico y la cobertura favorable del Grupo Clarín, sólo se puede explicar por la trama de negocios espurios que los unen. 
Una serie de notas en el semanario Miradas al Sur, firmadas por quien esto escribe, narraban los multimillonarios subsidios ocultos que el entonces gobernador Hermes Binner giraba a Expoagro, la empresa conjunta del Grupo Clarín y el diario ultraconservador La Nación. 
Expoagro factura cifras exorbitantes en la reunión donde tanto Binner como su delfín Bonfatti tienen trato preferencial para decir generalidades sobre “el campo”. Ahí concurren las grandes cerealeras multinacionales, la más rancia oligarquía, los políticos de la derecha y los grandes medios de comunicación para articular negocios y quienes, desde el estado, favorecerán esos negocios.
Desde hace algunas semanas, la administración provincial escondió, perdió o no se sabe ni explica qué pasó con los decretos que giraban 4.200.000 pesos para Expoagro en 2008 y 4.230.000 en 2009, y desde entonces la cifra ha ido creciendo. 
En otra nota, para Diario Registrado, conté que el gobierno de Binner adjudicó en forma directa a AGL, una empresa conjunta de Clarín y Techint (ambas multinacionales comparten cartel en la presidencia y vice de la poderosa Asociación Empresaria Argentina), la confección e impresión de las boletas electorales para las elecciones santafesinas.
Además de ese negocio redondo, el gobierno radical-socialista de Santa Fe también mandó a confeccionar una serie de cuadernos de propaganda del gobierno a una imprenta de Clarín. 
La única vez que los supuestos enemigos Reutemann y Binner (cuando Binner asumió la gobernación le ofreció al peronista conservador un ministerio, que no aceptó) se vieron para una foto fue cuando los unió Héctor Magnetto, que presentó una imprenta en la ciudad de Santa Fe, capaz, según dijo, de imprimir diarios a una velocidad inédita y con tal capacidad que era la principal de Sudamérica. 
Meses después, el entonces enemigo de Clarín Hugo Moyano bloqueó por problemas sindicales la planta de impresión de Clarín en Buenos Aires, como parte de su pelea contra el gobierno y las instituciones, Magnetto ordenó que el diario no salga. 
Ningún miembro del gobierno provincial de Santa Fe abrió la boca para recordarle que, si quería que saliera el diario, podía hacerlo en la imprenta de avanzada que había inaugurado en Santa Fe, junto con su socio Gustavo Víttori, el entonces presidente de Adepa, y dueño del vespertino conservador El Litoral, que se manifiesta muy preocupado por la situación de las drogas en la capital provincial. 
Una fuente consultada para esta nota narró que fue detenido en Santa Fe tras haber comprado cocaína, actividad ilegal pero cuyo consumo personal no está penado, sino su comercialización.
Personal de la Comisaría 1ª de Santa Fe lo detuvo, le sacó el dinero que tenía y, por tratarse de una suma que, capturada al azar, era importante (unos 3.000 pesos), fue llevado a la comisaría, a mediados de junio de este año, delante del comisario, quien le explicó que si realizaba la denuncia en Tribunales, iba a ser detenido pues estaba siendo filmado mientras compraba la droga. Le mostraron a tres chicos muy golpeados, que estaban en la misma situación de detención por consumo de drogas pero que “no tenían plata para aportar a la comisaría”, y luego lo liberaron. En la puerta, lo esperaba, riéndose, el narcotraficante que le había vendido. 
La anécdota sería una más si no fuese que había llegado hasta el narcotraficante a través de los cuidacoches de la puerta del edificio donde se encuentra el diario El Litoral.
Probablemente, si su actual obsesión por desligar del Frente Progresista al detenido funcionario del Frente Progresista Hugo Tognoli no los estuviera poniendo desesperados, podrían encontrarse con que la cobertura a una policía mafiosa no colabora en el objetivo que dicen defender de combate a las drogas, sino más bien lo contrario. 
Si las sospechas sobre el desvío de fondos del gobierno nacional para construir un monumento en la localidad santafesina de Alcorta al llamado Grito de Alcorta no pudieron ser publicadas en los medios provinciales, como El Litoral, que está asociado a Clarín en la planta impresora y cuyo dueño es consignatario de los privatizados puertos privados y oportuno dueño de los terrenos lindantes antes de que se revalorizaran, sólo se puede entender desde la perspectiva de que el monumento en cuestión fue adjudicado por la provincia al estudio de arquitectura de la esposa de Hermes Binner.
El gobierno de Hermes Binner fue tan generoso con Clarín que gastó más en términos proporcionales que el gobierno nacional en publicidad, sin privarse de mostrarse preocupado por el gasto en publicidad si viene del gobierno nacional. 
El aumento, para financiar la aventura electoral del FAP con la candidatura presidencial de Binner, de un 70% del presupuesto publicitario, llevó a que el 0,35% del presupuesto tenga este fin, que supera ampliamente a lo gastado por el gobierno nacional, pero es menos en relación con la intendencia del moralista antidrogas Mario Barletta, actual presidente de la UCR a nivel nacional, quien ese año gastó el 0,77% en pos de su fracasada candidatura a gobernador. 
Según una nota del sitio Nestornautas, el gasto en publicidad de Binner significó proporcionalmente el triple que el “Fútbol para Todos”. 
El estudio de Jauchen y Asociados, que defiende al presunto narco Hugo Tognoli, quien se encuentra al cierre de esta nota prófugo y supuestamente siendo buscado por la misma policía que comandaba, está integrado, según informa cándidamente en su página de Internet, por el doctor Mario Martín Barletta, hijo del ex intendente de Santa Fe, integrante del Frente Progresista santafesino y presidente del Comité Nacional de la Unión Cívica Radical. 
El hijo homónimo de Barletta, de acuerdo al decreto 1.2030, cuya copia ilustra esta página, fue nombrado en abril de este año, cuando ya estaba comenzada, aunque no lo sabían en el ejecutivo provincial, la investigación sobre narcotráfico, al frente, ni más ni menos, del Ministerio de Acusación...Es decir, jefe de los fiscales y encargado de acusar a su cliente, el presunto narcotraficante, actualmente prófugo. El estudio jurídico del hijo del presidente argentino del radicalismo, del ministro encargado de acusar al jefe de Policía, es el encargado de su defensa. Tognoli tiene pedido de captura internacional, pues está prófugo. 
Según el diario El Litoral, el juez Carlos Vera Ramos solicitó el pedido de captura nacional e internacional contra el jefe prófugo, e informan de otra causa donde Tognoli ya declaró hace más de un año, aunque omiten por razones de negocios los datos que consigna esta nota de Crónica
Entre otras razones, por las vinculaciones del dueño del diario, socio de Clarín, con los puertos privatizados.
Actualmente, a Tognoli lo busca la policía nacional que se encarga de los aeropuertos, y supuestamente, la policía provincial, en las rutas donde desde el gobierno de Binner los peajes provinciales tienen carteles contra el gobierno nacional advirtiendo que no reciben subsidios. 
En el sitio Notife y el resto de los medios provinciales consignan que es el estudio jurídico Jauchen y Asociados, que integra el ministro de Acusación Mario Barletta, el que patrocina al prófugo.
En todos los medios se omite la vinculación de Barletta, o sea Bonfatti, con Tognoli, estando en los dos lados del mostrador. Una aberración escandalosa que sólo puede explicarse por la presión sobre los medios provinciales a través de la publicidad oficial y los negociados con los monopolios de cobertura nacional que están bajo la tutela del Grupo Clarín.
La relación turbia de Clarín con el gobierno de Santa Fe, que explica los silencios ante el grave episodio de narcotráfico que sacude al gobierno del Frente Progresista que integran el socialismo y el radicalismo, que a nivel nacional no se pudieron unir por la alianza de la UCR con De Narváez, está tan salpicada de irregularidades que, comentando las raras maniobras que el gobernador de Santa Fe y entonces candidato presidencial Hermes Binner hizo para adjudicar a Clarín y Techint la impresión ni más ni menos de las boletas electorales, fui testigo de las amenazas de muerte que le profirió a un diputado de su propio bloque el Ssecretario de Medios de Santa Fe, Rubén Galassi, también articulador con Clarín de la campaña presidencial del Frente Amplio Progresista. 
Invitado al programa de la Televisión Pública, “6,7,8”, el diputado provincial Marcelo Brignoni, electo por las filas del Frente Progresista de Binner, comentaba las implicancias de la impresión de estas boletas electorales en su provincia y las sospechas que despertaba. Estaba presente porque entonces trabajaba en ese programa para comentar los resultados electorales del año pasado. 
Terminado el programa, con Brignoni nos fuimos a cenar, ya que nos unía una relación de amigos en común y una cordialidad que excedía las ubicaciones ideológicas de cada uno. 
Durante la cena, me mostró consternado los mensajes de texto de Galassi tratándolo de “hijo de puta”, prometiéndole “te vamos a hacer mierda” y “te vamos a matar” 
El poder es impunidad, decía el entonces sospechado de vínculos con el narcotráfico, Alfredo Yabrán, quien tenía mucho poder, pero no cobertura de la prensa. Se terminó suicidando. 
La larga mano del narcotráfico necesita de silencios de la prensa dominante.
Fuente: Crónica
0