El secreto de mis ojos Conversaciones con Emidio Capanna, un testigo de nuestra historia. Sexta nota


La vuelta al perro no quedó borrada en su memoria y en ese repaso de la Cañada sin asfalto, recordemos que recién en 1939 se empezó a pavimentar la zona céntrica. Esa obra comenzó a hacerse en Ocampo y Quintana continuándose hasta Mitre. El obrador donde se preparaba todo el material se hallaba en la calle Yrigoyen, frente a la actual Escuela Técnica. En ese lugar se encontraba trabajando Américo Rastaldo, el Tarzan cañadense, apodado así porque se disfrazaba de Rey de la Selva , haciendo alarde de su físico, para los carnavales, donde iba en una jaula arrastrada por una camioneta. Dada su fortaleza se dedicó al boxeo y tuvo la valentía de enfrentar a Abel Cestac, invicto con veintiuna peleas ganadas por knockout, siempre en el primero o segundo round, siendo el primer contrincante que le aguantó la pelea hasta el final en el Teatro Verdi. Mientras recuerda con humor y nostalgia a ese personaje cañadense retoma los nombres de los negocios céntricos
 
«En Balcarce y Oroño, la carnicería de Castells; en Oroño y Carcarañá, la Unión Ferroviaria , lugar de reunión de los empleados ferroviarios con excepción del personal de máquinas;(…) en Balcarce y Sarmiento, la Casa Crosignani ; en Sarmiento y Lavalle, la sede de Everton; en la misma esquina la Farmacia de Elizabeth Cabezudo de Bertone; en Ocampo y Sarmiento, la farmacia García, Hispano Argentina; en Sarmiento y Ballesteros, la panadería Tavonatti; en Sarmiento y Brown, el boliche La Patona ; en Balcarce y España, la estación de ómnibus; en la vereda opuesta, la Casa Vázquez , que también tenía un par de secciones, zapatería y juguetería, en Lavalle y España, sobre ésta última había un gran portón de entrada al corralón, el cual hoy se encuentra en un galpón en la calle Colón al 1200; en frente la farmacia Mamprín; en la otra esquina la Tienda La Imperial, hoy un bar con el mismo nombre; y en la restante Juan Feno, con su agencia y venta de autos.  En 7 de Octubre y España, estaba el bar de Los Cuatro Escalones; en Ocampo y España, el Bar de Juancito Mussi; en España y Ballesteros, la panadería La Piamontesa de Di Tomaso; (…) en Yrigoyen y Lavalle, el  Bazar Laguna, que fue trasladado a Lavalle al 1000 luego de que sufriera un gran incendio, hoy allí se encuentra el bar Van Gogh, en Ocampo e Yrigoyen el bar de Gregorio, actual plazoleta de las colectividades; en Yrigoyen al 200, la fábrica de sodas de González…En calle Pagani se encontraba el Restaurante de Lorenzo Vaquero, hoy Galería Mario; en Moreno y Balcarce Montesi y Cía.; en Moreno y Lavalle la Casa Radical, frente a la confitería Los Dos Chinos, y en otra esquina la Casa Boston. En Moreno al 100, la Cooperativa Mixta; en 7 de Octubre y Moreno, la verdulería Virgili; en Moreno al 100, la carnicería Pasquiero; en Moreno y Ocampo, la casa de ramos generales Fausto Aboitiz; en Moreno y Rivadavia, el café Parón, especializado en remos (submarinos).
 
»En Necochea al 900, la cancha de básquet y de bochas del Sport Club Cañadense, que contaba además con la mejor pista de baile de la ciudad. Allí se contrataban grandes orquestas de Buenos Aires y concurría la gente a diversos eventos, entre los que se destacaban los bailes de disfraces a la salida de los corsos. En San Martín y Balcarce estaba la casa Abate y en  San Martín y Carcarañá, la de ramos generales de Baccifava, en frente la licorería Bravi, y en la otra esquina otra licorería; en San Martín y Lavalle el taller de hojalatería Crossetti hermanos; en Lavalle y San Martín, la tienda Barato Argentino, luego Arteta y Galver, ahora Casa Pardo;  en la otra esquina la librería La Chapira ; a mitad de cuadra sobre la vereda oeste se encontraba la Tienda de la familia de Rodolfo Punte; en San Martín y 7 de Octubre, la verdulería Perrone, hoy zapatillería Rosmar; en frente, el Hotel Mayo; en San Martín al 100, la carnicería Tocalli; en San Martín y Ocampo, el viejo edificio del Colegio Nacional; frente a la panadería Sonet posteriormente de la familia Di Tomaso con el recordado Tomasito; en la esquina de San Martín y Ballesteros, la oficina del cerealista Ridiero, frente al boliche Martinelli; en Rivadavia y San Martín, la casa Cañón, frente a la casa Rímoli; en San Martín y cortada Beltrame el bar de Negri; en San Martín y Brown, el bar Menghi, en frente la fábrica de mosaicos Perrone; en San Martín y Necochea, la  panadería de Cabero y Zorzi; en frente la fábrica de soda de José Benedetti y sus hermanos; en Centenario y  Suipacha, el Sindicato de Panaderos; en Balcarce y Schnack, el bar Dóntico; en Balcarce al 1000, la Empresa Constructora Evidente, frente a la verdulería Bocolini; en Balcarce al 1100, la peluquería Maccari, frente al almacén Carbonari, cerca de la verdulería Drago; en Pellegrini y Balcarce, había una gomería, y en frente pintura y chapería de Pérez; en Balcarce al 1400, el taller de Batisttini; en Balcarce al 1400, el almacén de Aparicio; en Balcarce y Quintana, la Maestranza Municipal ; (...)  en Ocampo y Quintana, casa Garino, frente a la panadería de de Dionisio García, donde trabajé durante tres años aproximadamente, luego se establecería la fábrica de galletitas Serrano hermanos; en cuyo frente estaba la fábrica de chacinados de Ottone Widman; en Quintana y Ballesteros, la carnicería Carmassi. Muy cerca, en la manzana comprendida entre, Quintana, Rivadavia, Brown y Maipú la gran Curtiembre de Antenor Beltrame, de la que hoy queda la fachada del acceso en Rivadavia y Quintana intacta. Allí trabajaban más de cuatrocientos obreros... Frente a ésta se encontraban los boliches de Batisttini y Gelabert, lugares de encuentro de estos trabajadores a la salida de su trabajo.

Foto: Américo Rastaldo, del Archivo del autor
0