A 45 años de su asesinato, la vida del Che Guevara en imágenes


La vida del Comandante Ernesto "Che Guevara en un recorrido fotográfico. Algunas imágenes clásicas y otras menos conocidas, exponen el recorrido de quien fuera uno de los baluartes de la Revolución cubana y terminó sus días asesinado en 1967 en Bolivia.

Hace 45 años, Ernesto "Che" Guevara fue asesinado en la escuela La Higuera en Bolivia. Había llegado hasta allí en busca de la liberación del pueblo vecino que estaba bajo la dictadura del general René Barrientos. Pero su proyecto guerrillero no logró adhesión en el campesinado y su cuerpo cayó en manos del ejército boliviano comandado por la CIA. 
A 45 años, muchos fueron los que ayer le rindieron homenaje a este rosarino que con tan solo 24 años partiría en su primer viaje por América Latina que cambiaría y ampliaría su cosmovisión del mundo. La explotación y dominación de los pueblos trabajadores por los grandes capitales calaron hondo en su alma revolucionaria.
Segundo de la Revolución tras Fidel Castro, fue uno de los líderes del derrocamiento de la dictadura del general Fulgencio Batista en 1959. Luego de ser ministro de Industria y representante de la Isla en el mundo, fue tras la propagación internacional de la revolución.
El 25 de febrero de 1965, el Che reclama a la Unión Soviética en un discurso en Argel crear un gran grupo compacto de naciones en proceso de liberación, asistiéndose mutuamente de forma gratuita, mientras que la U.R.S.S. rechaza la propuesta. 
En julio de ese mismo año, Guevara aparece en el Congo, al frente de un grupo guerrillero cubano, para luchar contra el gobierno de Moisés Tshombé, que contaba con el apoyo belga y estadounidense. Sin éxito con la guerrilla congoleña, siete meses después el Che y el resto de cubanos se retiran del Congo. Si bien vuelve a Cuba, ese mismo sueño de propagar la revolución lo llevará hasta Bolivia dos años después.
Ayer, Cuba le realizó diversos homenajes, Chávez le dedicó su triunfo en Venezuala y decenas de bolivianos le rindieron honor en La Higuera, donde fue asesinado y sus restos ocultados por 30 años. Hoy su cuerpo descansa en la ciudad cubana de Santa Clara.

0